Oscar 2022: de la peor a la mejor

Mucho ha pasado desde el 16 de mayo de 1929, oportunidad en que en una pequeña ceremonia la industria del cine de Hollywood premió por primera vez a las mejores películas del año. Recién el año 1934 la estatuilla comenzó a denominarse Oscar, según la leyenda debido al parecido con el tío, del mismo nombre, de la entonces secretaria ejecutiva de la Academia, Margaret Herrick. Después de dos guerras mundiales, innumerables crisis económicas, revoluciones científicas y sociales, sigue siendo el símbolo máximo de lo que es la excelencia en las artes cinematográficas. Con altos y bajos, cometiendo injusticias y aciertos, cada año el pelón dorado nos tiene a todos hablando de cine. Y eso siempre es bueno.

Este domingo 27 de marzo se premia a lo mejor del 2021, un año que estuvo muy lejos de ser normal. Con la pandemia aún causando estragos y las salas de cine funcionando con accesos restringidos, gran parte de las películas nominadas en la categoría principal llegaron directamente al streaming o tardaron muy poco en hacerlo. De las 10 competidoras, siete se encuentran disponibles para ver ahora ya en alguna plataforma. Otro signo de los tiempos cambiantes: el séptimo arte ya no solo se limita a la sala oscura. ¿Bueno o malo? El debate sigue en pie.

Entre tanto cambio e incertidumbre, lo cierto es que el 2021 se portó muy bien. Fue un buen año de cine, lo que se refleja en las nominadas. Casi todas ellas justifican, de una u otra forma, estar en esta selecta lista. Una de ellas pasará a la historia y de aquí al final de los tiempos lucirá, tal como una selección de fútbol ganadora del Mundial o una Copa América, una estrella, una marca en forma de hombre calvo que la definirá como una de las películas más importantes de la historia.

Antes de comenzar con este ranking, es importante mencionar que este año se ha creado un premio especial que tiene como único objetivo acercar a la audiencia a la ceremonia televisiva. Aunque esto ha despertado muchas críticas y en lo personal me parece un reconocimiento innecesario, este año la Academia entregará un Oscar a la película favorita del público, escogida a través de votación popular y las redes sociales. Con esto se intenta disminuir la brecha existente desde finales de los 80 entre la visión de la crítica y el público, que ha ido en direcciones opuestas desde ese entonces.

La fan favorite

No hay duda de que la primera ganadora de esta categoría será Spiderman No Way Home, la película que logró el regreso masivo del público a las salas de cine. Un film que descansa en hombros de gigantes y apela a la nostalgia.

La reseña de Spiderman: No way home la encuentran aquí.

¿Dónde ver? : A la venta en plataformas digitales como Apple TV.

Chile de nuevo en los Oscar

Bestia de Hugo Covarrubias está ad-portas de ser la tercera producción chilena en lograr un Oscar, en la misma categoría en que triunfó Historia de un Oso. Un reconocimiento que de alcanzarlo, no será transmitido en la ceremonia, ya que ese espacio estará destinado a la premiación de la cinta favorita del público.

Con técnica de stop motion, Bestia se inspira en parte de la vida Ingrid Olderöck, agente de la Dina conocida como «La mujer de los perros». Sin diálogos, Covarrubias va construyendo este personaje y su mundo, que se divide entre la rutina y lo onírico. Lo que se vislumbra en un principio como la vida de una mujer solitaria, va transitando hacia un ambiente de pesadilla.

Reseña completa aquí

¿Dónde ver? : mañana viernes 25 se transmite en horario estelar por TVN

Ahora sí, el ranking

Vamos entonces a enumerar todas las películas nominadas a Mejor Película desde la peor a la mejor. Iniciamos con la única cinta que no debería estar aquí:

10.- King Richard

A King Richard se le notan las costuras, una película hecha a la medida de Will Smith con el único objetivo de acaparar premios. Como si siguieran un manual de los gustos históricos del votante de la academia, la cinta obedece a una fórmula reconocida: una historia dramática y de triunfo sobre la adversidad, con un protagónico fuerte e inspirador y una narrativa clásica y directa, sin complejidades. ¿Esto es un pecado? En absoluto, hasta el viejo y querido Spielberg lo intentó con El color púrpura. El problema es lo poco sutil de dicho esfuerzo.

Reseña completa aquí

¿Dónde ver? : en HBO MAX.

9.- El Callejón de las almas perdidas

Probablemente el punto en contra de esta película es su duración. Y como suelo explicar, no es una crítica simplemente porque sea larga, sino que existe una falta de síntesis que atenta contra el ritmo necesario para mantener atento al espectador. A pesar de su belleza, lo cierto es que al final del metraje de casi dos horas y media la cinta se hace algo pesada e inconsistente. Aún así, un trabajo de dirección notable de Guillermo del Toro.

Reseña completa aquí

¿Dónde ver? : Star +

8.- CODA

CODA cumple con todos los requisitos necesarios para ser nominada a Mejor Película en los Oscar. Es una historia inspiradora, inclusiva, con una dirección competente y un par de excelentes actuaciones. Quizás funciona tan bien porque se trata de una formula ya probada y ganadora: es un remake de la película francesa La familia Bélier del 2014, misma que obtuvo una cantidad importante de nominaciones y premios en el circuito europeo. En tanto CODA ya recibió el premio máximo en el Festival de Sundance. Puede ser la sorpresa de la noche.

Reseña completa aquí

¿Dónde ver? : Amazon Prime Video

7.- Belfast

Aunque el convulsionado entorno, en donde el fanatismo religioso golpea fuertemente a todos los protagonistas, Belfast no es un film político. Es una película costumbrista, principalmente de corte familiar, con un guion tiende a seguir lugares comunes de filmes coming-of-age. Branagh opta por un estilo pulcro, buscando la perfección en cada toma, con planos hermosos pero muchas veces hacen perder algo de fuerza al relato. Lo que se ve en pantalla es perfecto, pero transmite poca emoción al espectador.

Reseña completa aquí

¿Dónde ver? : Disponible en Blu-ray y DVD

6.- No mires arriba

Una metáfora para hablarnos de como tuvimos la oportunidad de salvar el planeta del calentamiento global y hemos decidido dejarlo avanzar hasta llegar a un punto en que se pone en riesgo nuestro propio devenir. También nos habla sobre la polarización de una comunidad que pareciera tomar partido por uno u otro bando sin pararse a pensar si hay suficientes argumentos para sustentar sus ideas. Por último, como si no fuera poco, suma al cóctel una notable crítica al manejo de los medios de comunicación y el machismo en el área de la ciencia.

Reseña completa aquí

¿Dónde ver? : Netflix

5.- Duna

Adaptar exitosamente un libro tan complejo como Duna de Frank Herbert era una tarea que muchos consideramos cercana a la imposible. Grandes realizadores y creativos fallaron en el intento, siendo el nombre más reconocido el de David Lynch. Es también muy conocida la odisea inconclusa de Alejandro Jodorowsky. Por ello el trabajo de Denis Villeneuve sorprende más allá de las expectativas generadas en torno al impecable currículum del director. Su Duna no es solo una buena película, es una cinta sobresaliente que funciona en todos los niveles que importan en el séptimo arte.

Reseña completa aquí

¿Dónde ver? : en HBO MAX.

4.- Licorice Pizza

Licorice Pizza es hipnotizante. Cada plano, cada toma, cada secuencia es hermoso, filmados con cuidado y precisión, con estilo clásico (cámara a la altura de los ojos) y que son capaces de capturar en pantalla la esencia de una era. Es pasmosa la belleza de la fotografía y como el realizador es capaz de combinar el playlist con los estados de ánimo de ambos protagonistas. Acá hay muchos personajes, pero es la pareja de Gary y Alana el corazón que palpita y enamora al espectador. La mejor descripción de este film es que se trata de una película que enamora desde el primer hasta el último plano.

Reseña completa aquí

¿Dónde ver? : En plataformas digitales y salas seleccionadas

3.- El poder del perro

Al igual que lo hizo Ang Lee hace casi veinte años con Secreto en la Montaña, Jane Campion vuelve a explorar un relato que cuestiona el orden de las cosas y altera el imaginario colectivo relacionado con una época tan falsamente idealizada como el salvaje oeste. ¿Cómo lo hace? A través de la imagen, de los símbolos, poco sutiles a veces, pero claramente efectivo. La imagen de Cumbberbatch creando una cuerda o golpeando un agujero en la tierra con un inmenso leño dejan claro de que va la historia. Es una carta segura para el máximo premio.

Reseña completa aquí

¿Dónde ver? : Netflix

2.- Drive my car

Un viaje íntimo, calmo, pero no por ello menos poderoso y transformador. La tormenta vive en el interior de los protagonistas de Drive my car, cinta de Ryūsuke Hamaguchi que compite en las categorías de mejor película y mejor película extranjera en la próxima edición de los Oscar. Un film contemplativo, de planos largos, de conversaciones sinceras y reales. Drive my car es de esas obras que muy poca gente ve en la actualidad y que nos recuerda por qué el cine es considerado un arte y no solo un mero entretenimiento.

Reseña completa aquí

¿Dónde ver? : Está disponible en HBO MAx, pero solo en USA (puede aplicar VPN). El 1 de abril llega a MUBI.

1.- Amor sin barreras

A pesar de que la traducción del título de esta película en Latinoamérica no es del todo fiel al original (West side story), lo cierto es que dado el tono de este remake dirigido por Steven Spielberg, Amor sin barreras resulta del todo adecuado. Lo que hace el director con esta cinta es plasmar en la pantalla grande un tratado contra toda actitud y discurso de odio hacia el otro solo por el hecho de ser, pensar o verse diferente. Hay tantas cosas buenas en Amor sin barreras que cuesta enumerarlas. la fotografía, la música y ese movimiento de cámara imposible que solo el viejo Spielberg puede lograr.

Toda esa perfección se puede apreciar tan solo en una secuencia de cinco minutos que es para llorar:

Si bien la cinta original de David Wise es un clásico (y con justa razón), Spielberg ha logrado modernizarla la historia de Amor sin barreas y, que duda cabe, mejorarla. El director mueve su cámara con aplomo, rodeando los cuerpos en movimiento, haciendo que sus actores y actrices entren y salgan del encuadre en los momentos precisos, utilizando el color de manera extremadamente simbólica (María, la protagonista se ve literalmente como un ángel).

Ver “Amor sin barreras” es ver la visión y el trabajo de un maestro, de un tipo que vive y transpira cine, que mantiene todo bajo control, dándole un propósito muy específico a cada plano y movimiento de cámara. Una experiencia impagable, única. Si el Oscar busca premiar todo lo bueno del cine (contenido, espectacularidad, emoción), hay pocas dudas. La ganadora debería ser esta cinta, la mejor del año 2021.

Reseña completa aquí.

¿Donde ver? : en Disney +

Un comentario

Comentarios cerrados.