Mieloma múltiple: asesino en Hollywood

¿Cómo olvidar la muerte del padre Damien Karras? En cuestión de segundos, salió disparado por una ventana y rodó por las escaleras dramáticamente. Algo similar ocurrió con la vida del autor y guionista de El Exorcista, William Peter Blatty: en diciembre de 2016 le detectaron mieloma múltiple, un tipo de cáncer en la sangre; tan sólo un mes después murió por dicho padecimiento, a los 89 años.

William Peter Blatty conquistó el Óscar a Mejor Guión Adaptado en 1973, por el que hasta hoy es considerado uno de los filmes de terror más excepcionales de todos los tiempos. Al momento de ser diagnosticado, el mieloma ya había “poseído” sus células y ningún conjuro lo hubiera salvado. 

“El mieloma múltiple inicialmente no detona síntomas, desarrollándose en silencio; y, cuando los presenta, se pueden atribuir a otras causas. Para cuando se diagnostica, muchas veces ya es tarde y es más complejo tratarlo”, explica la doctora Angélica Romo Jiménez, gerente médico de Hematología en Sanofi Alta Especialidad de México.

Un arzobispo, un dinosaurio y un tiburón: sus otras víctimas “taquilleras”

El Exorcista no es el único largometraje donde el mieloma múltiple interpretó el rol de villano. Por ejemplo, en septiembre de 2000, cobró la vida de Edward Anhalt, un notable guionista al que la Academia le otorgó dos galardones, por Pánico en la calle y por Becket. Tenía 86 años.

Para junio de 2008 nuevamente reclamó los reflectores del séptimo arte, siendo la causa del fallecimiento de Stan Winston, genio de los efectos especiales y visuales que adquirió fama con obras como Aliens, el regreso; Terminator 2: juicio final; y Parque Jurásico. Pese a morir a los 62 años, el trabajo del cuádruple ganador del Óscar será recordado por siempre.

Asimismo, el mieloma le ganó la batalla al actor Roy Scheider en febrero de 2008, cuando tenía 75 años. Aunque a nivel individual no se llevó ninguna estatuilla (estuvo nominado dos veces), fue clave para el éxito de Tiburón, la primera cinta de la historia en recaudar más de 100 millones de dólares y acreedora a tres premios de la Academia.

La prevención es la clave

Aunque es menos frecuente que otros tipos de cáncer, como el de mama o de pulmón, el mieloma múltiple no es una enfermedad de ciencia-ficción o que sólo se ve en la pantalla grande. Incluso, a diferencia de estas estrellas de la industria cinematográfica, cada vez se detecta en personas más jóvenes, alrededor de los 55 años. Por eso, si tienes altos niveles de calcio, fatiga extrema, anemia y dolores óseos que no cedan con medicamento, es necesario que acudas con el hematólogo de inmediato.

“En años recientes, el diagnóstico y tratamiento de mieloma múltiple han logrado avances significativos para poder incrementar la supervivencia y mejorar la calidad de vida de los pacientes”, señala la hematóloga Angélica Romo. Quizás en esa línea, pronto llegue el día en que este cáncer pueda ser “exorcizado” y deje de ser “un ente” incurable.

NOTA: Neuma Comunicaciones.