Doctor Strange en el Multiverso de la Locura

Sam Raimi está de vuelta y se nota. Tras una ausencia de una década tras las cámaras, el realizador imprime todo su ritmo narrativo y estilo visual a Doctor Strange en el Multiverso de la Locura. Aunque no es una cinta de horror propiamente tal, el realizador usa códigos propios de las películas de su primera etapa (Evil Dead) y los mezcla con el conocimiento del cine de superhéroes adquirido en su magnífica trilogía de Spiderman. Aunque esta muy lejos de ser uno de sus mejores trabajos, si es un soplo de aire fresca a la ya manoseada fórmula Marvel.

América Chávez tiene un poder único: puede viajar entre distintas realidades. El problema es que no no lo controla y Wanda Maximoff (Elizabeth Olsen) quiere capturarla para poder invadir otros universos en el que pueda estar con sus hijos, aquellos que creó artificialmente durante los sucesos de Wandavision, pero que realmente existen en otros mundos. Consumida por un poder oscuro, inicia una carnicería que solo el Dr. Strange del universo 616 puede detener, aunque no le será nada fácil.

Ante todo, esta nueva Dr. Strange se plantea como una película de aventuras, simple en su concepto (para derrotar al villano se debe iniciar una travesía para encontrar un objeto místico), en donde toda la idea del multiverso se utiliza como la excusa para la acción. En otras palabras, es lo mismo que hacia Indiana Jones cuando viajaba de continente en continente. En este caso, el viaje implica diferentes universos. Lo importante es la odisea, el como se llega al clímax. Y eso, para esta película, funciona muy bien.

Aunque las referencias a otras cintas del universo Marvel no faltan, desde el inicio este film se siente diferente, menos alineado con la visión de Kevin Feige y más cercano al trabajo realizado por Taika Waititi en Thor Ragnarok o James Gunn en El Escuadrón Suicida. No da lo mismo quien dirige como en la mayoría de las películas Marvel, por el contrario importa mucho y se hace notar. Los ritmos trepidantes del inicio, los cortes rápidos y la idea de transmitir con la imagen más que con las palabras son sellos inconfundibles de Sam Raimi.

Aunque decae fuertemente en la última media hora, el film es atractivo y entretenido. Fiel a la visión del autor, busca resoluciones rápidas a las sub tramas menos importantes y se enfoca fuertemente en el viaje personal y heroico de los dos personajes principales: Strange y Wanda. Benedict Cumberbatch nos da la mejor interpretación del personaje desde que se puso la capa y Elizabeth Olsen, transformada en una reina oscura del horror, protagoniza los momentos memorables del film.

Aunque existen cameos y apariciones sorpresas, mucho menos de lo que varios podrían esperar, lo bueno de este Multiverso de la Locura es que es una película que no depende de ellos. A diferencia de Spiderman No Way Home, en este film importa poco el spoiler ya que la aparición en pantalla de algún personaje no es lo más relevante, lo interesante es como se llega a ese punto.

Dirección: Sam Raimi Reparto: Benedict Cumberbatch, Chiwetel Ejiofor, Elizabeth Olsen, Benedict Wong, Xochitl Gomez, Michael Stühlbarg y Rachel McAdams Género: Acción-Superhéroes Guion: Ti West Duración: 126

2 comentarios

Comentarios cerrados.