joker3.jpeg

A principios de los años 90 y ante el cuestionamiento sobre la calidad del género de superhéroes, Tim Burton comentó que daba lo mismo trabajar con un personaje llamado Batman si eso le permitía contar buenas historias en una película. La misma premisa se puede aplicar a Todd Phillips y su sorprendente Guasón (o Joker, como prefiera), un film que toma como base al villano más reconocible del universo de DC Comics y lo usa para un relato lleno de sub textos, que es un claro homenaje al cine de autor de los 70 y una feroz crítica al sistema capitalista actual.

Guasón, dirigida por el ya mencionado Todd Phillips, nos narra la historia de Arthur Fleck (Joaquín Phoenix), un aspirante a comediante de stand up que padece de una enfermedad conocida como incontinencia afectiva, misma que le provoca estallidos de risa en los momentos menos propicios. Sumido en la pobreza debe cuidar a su madre al mismo tiempo que debe recurrir al sistema de salud público de Ciudad Gótica para controlar su enfermedad y los brotes psicóticos que sufre de manera frecuente.

Joker4.jpeg

Fleck es un pariah, un hombre que no encaja en ningún lado pero que desesperadamente quiere pertenecer. Se siente abandonado y es huérfano por partida doble. No sabe quien es su padre y fantasea con que Murray Franklin (Robert de Niro), un popular animador de late shows lo adopta como hijo. Pero Fleck es también un huérfano del estado, que no solo no se preocupa de su bienestar, sino que además corta los fondos del programa encargado de su tratamiento.

Esto es el caldo de cultivo para la caída de Fleck. Un hombre enfermo, abandonado y despreciado por la sociedad, que no puede ayudarse a sí mismo y termina cayendo en una espiral de locura y violencia extrema.

Joker7.jpg

Phillips nos prometió que esta sería una película de estudio de personaje, cosa que cumple. Guasón no trata de que el público empatice con el protagonista, pero si se encarga de contextualizar el medio que permite el surgimiento de antisociales o sociópatas de este tipo. Retrata, con inquietante realismo, una sociedad consumista y hedonista que se preocupa poco y nada por el prójimo, con una brecha entre clases sociales que solo profundiza el problema. Siempre es más fácil acusar, condenar o pedir justicia, sin analizar las razones que promueven el surgimiento de los guasones que de pronto sienten que la única salida es la sangre o la muerte.

El planteamiento es complejo y duro. No es fácil de digerir ni de procesar. Por eso Guasón no es una película agradable de ver. Phillips nunca da tregua, nunca suaviza la historia, no está interesado en hacerla más llevadera. Es un constante bombardeo, que parte con inusitada intensidad y no hace más que crecer. Aunque el viaje es predecible y todos sabemos que todo va a terminar muy mal, el espectador no puede dejar de sentir en todo momento un inquietante nerviosismo. Una incomodidad que va desde estar tenso los 120 minutos de metraje a intentar voltear la vista ante lo que acontece en pantalla.

joker2.jpg

Todo este relato va acompañado por un derroche técnico que a la postre se transforma en una paliza visual. La fotografía, el vestuario y la musicalización no solo están a la altura del impecable trabajo de Phillips, sino que también potencian de la mejor forma imaginable la caída de Fleck. Los tonos fríos y cálidos se alternan en torno al personaje central, con una ciudad llena de detalles que acrecientan la decadencia de una Gótica que no solo abandonó a Fleck, sino que también a miles de personas en situación similar. En Gótica no se vive, se sobrevive, y eso se nota.

Narrar esta historia requería al mejor actor posible, uno que se comprometiera absolutamente y cargara sobre sus hombros un peso dramático difícil de sostener. Joaquín Phoenix demostró ser la elección perfecta. Su actuación es una de las más potentes de los últimos años y hasta ahora no tiene competencia en la actual temporada. Phoenix no se limita a decir sus líneas de manera impecable o bajar 23 kilos para adaptarse al personaje. Va más allá. Todo su ser nos transmite la decadencia de Fleck y su lenta transformación en el Guasón. Su interpretación es inquietante, estremecedora por momentos, siempre potente. Una clase de actuación de principio a fin.

5d8d0d25e2b10.jpeg

El resto del elenco es funcional pero muy acertado. Principalmente el rol de Robert De Niro, que a pesar de sus escasas escenas, se transforma en una de las claves de la historia. Brett Cullen como Thomas Wayne; Frances Conroy como la madre de Guasón y Zazie Beets como Sophie Dumond cumplen como secundarios, complementando la actuación de Phoenix pero nunca siendo un contrapeso a la misma.

Después de analizar las bondades y los aciertos de la película como obra, es imposible no mencionar lo que se ha gritado a los cuatro vientos. Guasón bebe enormemente de la influencia de Martín Scorsese, principalmente de Taxi Driver y el Rey de la Comedia. Con la primera los elementos son más que evidentes: un análisis de un hombre perturbado y que tiende a la violencia. Con la segunda, la aspiración a comediante y la obsesión del personaje con un ídolo televisivo.

jokerpod.jpg

La admiración por el cine de Scorsese es perceptible en cada toma. Pero también el respeto por un cine de autor que es cada vez más escaso y vivió sus días de gloria hace ya cuatro décadas. A pesar de esto, Phillips se las arregla para no caer en el plagio absoluto y dotar de personalidad propia a su película. A diferencia de su maestro, tiene una mayor preocupación por los tiempos narrativos, mucho más breves y concisos.

Por supuesto también estaba el tema relacionado con la conexión “Batman”. Y existe, mucho más abundante de lo esperado, sobre todo en el cierre de la misma. Quienes hayan leído La Broma Asesina de Alan Moore y El Regreso del Caballero de la Noche de Frank Miller reconocerán muy pronto las influencias de dichas obras. Esto será de mucho agrado para los fans del hombre murciélago y las historietas (como quien escribe), sin embargo es cuestionable si esto aporta de manera importante al desarrollo de la película.

joker8.png

Guasón es una película redonda, que sorprende en todos sus apartados artísticos. Con escasos puntos bajos, marca una distancia gigantesca del resto de películas basadas en comics surgidas en la última década. Aunque existen claras concesiones al mainstream, es acertado señalar que la obra de Phillips es un logro cinematográfico impensado y por ello valioso. Una película que marcará tendencia por mucho tiempo y abre un debate social importante y relevante, al igual que lo hacia el viejo cine de autor de los 70, cuando la parafernalia no ocultaba el arte.

Para seguir explorando la película, pueden escuchar el podcast de Me Gusta el Cine. ¿La comparación entre Ledger y Phoenix? ¿La conexión con Batman? Aquí esta en una conversación más relajada que se grabó minutos después de ver la cinta.

Ir a descargar

joker5.jpg


Ficha Técnica

Dirección: Todd Phillips
Producción: Todd Phillips, Bradley Cooper, Emma Tillinger Koskoff
Guion: Todd Phillips, Scott Silver
Basada en Joker, creado por por Bill Finger, Bob Kane y Jerry Robinson
Música: Hildur Guðnadóttir
Fotografía: Lawrence Sher
Montaje: Jeff Groth
Vestuario: Mark Bridges                                                                                                Protagonistas: Joaquin Phoenix,Robert De Niro,Zazie Beetz,Bill Camp,Frances Conroy, Brett Cullen                                                                                                                          Duración: 122 minutos

joker6.jpg

 

4 thoughts on “Reseña + Podcast: Guasón (Joker)

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s