Recordemos The Post en el Día del Periodista en Chile

1510186491425_252568_cops_10La película The Post de Steven Spielberg nos recuerda la importancia que tiene el periodismo de investigación en una democracia en la que quienes ostentan el poder se olvidan a quienes se deben.

La odisea vivida por el equipo del Washington Post en la década de los 70, con un presidente carente de todo criterio político y moral en su accionar, es uno de los episodios más importantes en la historia del periodismo. Para quienes lo desconozcan, este medio reveló al público norteamericano la verdad sobre la guerra de Vietnam, un conflicto azuzado por las cúpulas de poder a pesar de contar con todos los antecedentes para saber que era un conflicto perdido desde el inicio. Aun así, miles de jóvenes fueron enviados a morir en nombre de los valores de una nación que se especializó en adornar y derechamente ocultar la verdad a su gente.

Fue una batalla por la libertad de expresión y la búsqueda de la verdad que cobra una inusitada importancia casi cincuenta años después, cuando nuevamente un presidente estadounidense ve a la prensa como un enemigo declarado simplemente porque no siempre está de acuerdo con su proceder.

El cuestionamiento constante es uno de los fundamentos del periodismo. ¿Podemos concebir esta profesión sin aquello? Como muchos viejos estandartes de la prensa señalan, quitar esa faceta en el ejercicio del periodismo lo convierte en relaciones públicas. Y la prensa libre debe negarse rotundamente a ser relacionador público de nadie. No quiero que esto se interprete como un ataque a los periodistas que han optado por estar al otro lado de la vereda (de hecho, yo he ejercido esa función gran parte de mi carrera), ya que es una opción válida. Sin embargo, estar en la trinchera de los medios de comunicación requiere a un profesional inquisidor, cuestionador, capaz de ejercer un control mediático sobre el accionar de personas (del mundo público y privado) con excesivo poder.

Al ver el accionar y la convicción de los periodistas retratada en The Post –por supuesto agudizada para ayudar a generar el drama y la tensión necesarias para que la historia avance- uno se pregunta si efectivamente los medios de comunicación actuales están siendo lo suficientemente cuestionadores ante el accionar de los poderosos. El surgimiento de las redes sociales cuestiona el proceso ya que la opinión válida se mezcla con cientos y miles de publicaciones viscerales que responden a una verdad que perjudica la transmisión de la verdadera historia. Sin embargo, el problema va más allá y tiene que ver con la actitud de los medios a la hora de enfrentar los conflictos con quienes están en el lado opuesto.

22thepost-2-master1050-v3

The Washington Post era considerado un medio de comunicación menor. Estaba a la sombra de gigantes como The New York Times, con mayores recursos y prestigio en el medio. A pesar de esto, su afán cuestionador e investigativo permanecían intactos. Esa forma de ver el periodismo lo transformó en uno de los medios importantes en Estados Unidos. No olvidemos que fue también este diario el que destapó el caso Watergate que terminó con la renuncia de Richard Nixon a la presidencia.

En Chile, los grandes medios están concentrados en pocas manos. Y los más pequeños, apostados principalmente en regiones, luchan en muchos casos por sobrevivir, lo que los complica enormemente a la hora de enfrentarse a quienes en más de una oportunidad han aportado económicamente a sus arcas. Un medio de región, que se atreva a cuestionar a la autoridad de turno, se ve castigado en lo monetario de forma inmediata. El riesgo entonces es evidente: cuestionar como se debe, ejercer la función de control otorgada al periodismo como el cuarto poder y ser castigados en lo económico, corriendo el riesgo de desaparecer.

El equipo de The Washington Post enfrentó los mismos problemas antes descritos. Los inversores se vieron tentados a huir cuando el medio anunció que develaría los informes prohibidos del Gobierno, que probaban que Estados Unidos de manera consciente fomentó la guerra de Vietnam aun sabiendo que era imposible ganarla. Tal como lo llamaban, en ese momento develar la verdad podía ser considerado como un “evento catastrófico” por los inversionistas. A pesar de esto, la imprenta corrió y el reportaje finalmente se publicó. La verdad salió a la luz y no fue un triunfo para el periodismo, fue un triunfo de la verdad y de la propia ciudadanía.

Hoy más que nunca es necesario fomentar este periodismo cuestionador, basado en la investigación más que en la contingencia. Los medios de comunicación, especialmente los más pequeños, viven el día a día. No se proyectan, solo se preocupan de asegurar la publicación del día de mañana, no de ver más allá y menos de inmiscuirse en la agenda de quienes ostentan el poder. Y creo que esa falencia afecta no solo el ejercicio del periodismo, sino de la forma en que las nuevas generaciones de profesionales sienten el como debe ser dicho ejercicio.

Necesitamos más investigadores, más agencias o medios de comunicación como Ciper, pero anclado en regiones. Independientes, con un criterio que no mezcle los negocios con el desarrollo del periodismo, que debe estar desprovisto de presiones. No de ideología, pero si de presiones a la hora de publicar. Que no se autocensure por temor a perder un cliente, acción que a la larga es la peor de todas.

The Post nos hace reflexionar en torno a la importancia de la libertad de expresión, la valentía necesaria para enfrentarse al poder, la convicción de conseguir la verdad y hacerla pública. En definitiva, nos muestra el espíritu más noble del periodismo, que aunque dramatizado para emocionar por poco más de dos horas, refleja la verdadera razón por la que optamos por esta carrera. Aunque a veces se nos olvide.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s