Netflix: (Des)encanto

des1.jpg

Después de que Matt Groening, el mítico creador de Los Simpson y Futurama, dio luces sobre su colaboración con Netflix, era imposible controlar las expectativas en torno a su nuevo trabajo. La primera temporada de (Des)encanto copó dicha ansia. Una serie inteligente, una parodia al cine de corte medieval y todos sus derivados, en una clave sarcástica con personajes entrañables y bien escritos. Una joya que acaba de estrenar su segunda temporada, ya sin la responsabilidad de presentar a los personajes. Aquí Groening se desata y nos entrega una comedia de alto vuelo.

La princesa Bean, el elfo llamado Elfo y el demonio Luci regresan a las andadas después del apocalíptico cierre de la primera parte. Intentando enmendar el mal causado, esta perturbada comunidad comienza un viaje de ida y vuelta al cielo y el infierno, enfrentando cultos paganos, plagas (muchas veces provocadas por ellos mismos), bandas de enanos ladrones y la ignorancia de los regentes. Acompañados usualmente de un vaso de cerveza, en medio de los cuestionamientos personas y existenciales, el humor aflora de forma tan orgánica que nos hace recordar los mejores momentos de la familia amarilla de Springfield.

des4.jpg

El estilo de dibujo es inconfundible. De hecho el elfo es sospechosamente similar en figura, más no en comportamiento, a Bart. Luci es un demonio con una actitud irreverente y un talento para la maldad equiparable al del Bender y la princesa Bean es una especie de Lisa Simpson desataca y llena de conflictos. Esta aproximación de personajes es solo para explicar el aura de cada uno de los protagonistas, ya que de hecho quienes esperen una copia de los trabajos anteriores de Groening se verán decepcionados. Que el autor sea capaz de llegar a niveles de humor altos no significa, necesariamente, que repita exactamente la fórmula.

A diferencia de sus otras creaciones, aquí existe un esfuerzo constante por no perder una continuidad que desdibuje a los personajes ni el coherente mundo creado. Uno que por cierto evoluciona a medida que se desencadenan acontecimientos o arcos argumentales. Aquí no existe un mago que a través de una extraña magia borre lo anterior. Y buscar soluciones para acciones o errores requiere de un guion acorde al desafío.

des5.png

Si bien esta segunda temporada (o segunda parte de una serie, tal como es anunciada) es algo menos consistente que la primera, es lo suficientemente buena para brillar y generar ganas en la audiencia de seguir explorando el mundo medieval de Dreamland. Se extraña la profundización de temas claves tocados en la parte uno, como la lucha contra la discriminación de género adoptada por Bean, no hay nada en este ciclo que evite pensar que eso no se retomará en el futuro. Los arcos están abiertos y para nada definidos en torno al devenir del trío de protagonistas.

(Des)encanto es una serie fresca y divertida, una oferta más que recomendable para quienes gusten del género y sean seguidores del trabajo de Groening. Veinte episodios (si es que no han visto la parte uno) que se dejan ver fácil y que te atrapan muy rápidamente.

des3.jpg

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s