Chernobyl: el horror tras el accidente nuclear que casi acaba con Europa

chernobyl-hbo-la-serie-sobre-el-accidente-nuclear-que-rusia-no-quiere-que-veas

Tenía 12 años cuando se produjo el accidente de Chernobyl. Corría el año 1986 y el mundo estaba aún sumergido en la guerra fría. Eran los rojos contra los rayados, cada uno con un arsenal nuclear capaz de sumir a la humanidad en una nueva era de piedra. En ese panorama, lo acontecido en la extinta Unión Soviética nos mantuvo a todos pendientes de los pormenores del accidente. Sin embargo, nunca nos enteramos de lo cerca que estuvo la mitad del continente europeo de perecer y de las vidas que se sacrificaron para evitarlo. Es ese el componente más interesante y llamativo de la mini serie que exhibe HBO. Le da rostro a un horror que solo se ha conocido con el correr de las décadas.

El guionista Craig Mazin y el director Johan Renck son los responsables de revivir los acontecimientos que iniciaron la madrugada del 26 de abril de 1986, momento exacto en que se inicia la serie. No hay mayores explicaciones previas, lo primero que el espectador sabe es que se produjo una explosión. Nos sitúa en la sala de mando del ahora infame reactor 4 y el semblante de horror de quienes temían lo peor. Era un imposible que el reactor estallara, no estaban las condiciones para aquello. Sin embargo, estaba expuesto y lanzado a la atmósfera el equivalente a una bomba de Hiroshima cada hora. Mientras los primeros grupos de rescatistas y bomberos ya estaban in situ, los políticos seguían debatiendo sobre que informar al Kremlin. La mayoría de los civiles estaban condenados y les quedaban horas o días de vida.

MV5BYTRiMjM0YmItMDhjMy00ODUzLTgyYWMtNzliNTczODNhMjk4XkEyXkFqcGdeQXVyMjYwNDA2MDE@._V1_.jpg

El primer episodio es angustiante. La incompetencia y el negacionismo de los políticos a cargo de la planta, más preocupados de salvar el pellejo que de afrontar la catástrofe se mezcla con las consecuencias para la población de la ciudad de Pripyat, que vivía y trabajaba en torno a la planta nuclear, mismos que salieron a ver él incendio y se asombraban ante las extrañas luces que aparecían en el aire. Un espectáculo que era sinónimo de muerte. A muchos de ellos los vemos después en el hospital, con la carne viva, implorando ayuda y sobre todo información. El tratamiento narrativo se acerca al cine de terror, una decisión creativa más que acertada, ya que el máximo horror viene precisamente de los desconocido. Y aquí, ya sea por incompetencia o ignorancia, nadie sabía nada.

Aquellos que tenían una noción de lo que ocurría eran aquellos alejados de los círculos de poder. Héroes sin capa y espada, que eran héroes simplemente porque eran capaces de ver el panorama completo, aceptar que no tenían las herramientas para contener a la bestia que emanaba del reactor roto, los que en definitiva no pensaban en perder el cargo o dejar feliz al presidente del partido. Los que aceptaban los hechos y sabían que todo podía ser mucho peor. Y la serie se focaliza exitosamente intercalando ambas veredas, sin olvidar nunca quienes eran las verdaderas víctimas.

1557438848638-estreno-serie-chernobyl-hbo

Creo que es necesario esperar al cierre de la mini serie para una evaluación completa, sin embargo hay elementos de Chernobyl que son elogiables de ante mano. Un elenco de primer nivel, encabezado por Emily Watson; Jared Harris y Stellan Skarsgård. Una ambientación perfecta, ya que fue rodada en un distrito residencial en Vilna, Lituania, que se utilizó para retratar la ciudad ucraniana de Pripyat, ya que el distrito mantenía un auténtico ambiente soviético. Por sobre todo, destaca el guión preciso y fino de Mazin, mismo que Renck lleva a la narrativa audiovisual con bastante eficacia.

Por momentos pareciera que el accidente de Chernobyl es algo más cercano a la ciencia ficción que la realidad. Una obra que podría ser parte del currículo de Roland Emerich. Pero la producción se encarga de recordarnos que todo esto fue real. Basta pensar que ese reactor, hoy sepultado en un gigantesco sarcófago, sigue emitiendo esa radiación fatal, un enemigo invisible listo para salir y concluir su trabajo. En definitiva, Mazin nos dice desde el primer episodio que esta es una guerra imposible de ganar, ya que la victoria solo consistía en que las muertes se contaran por cientos y no por millones.

Chernobyl de HBO es un imperdible. Una producción de gran factura, con actuaciones convincentes y una escalada de suspenso que promete crecer con cada episodio.

CHERNOBYL-4-1

Un comentario

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s