Clásicos: Los 400 golpes de François Truffaut

A pesar de que se estrenó hace 63 años, Los 400 golpes de François Truffaut no ha perdido ni un ápice de su genialidad. Una cinta revolucionaria en su momento, debido a su historia, puesta en escena, realismo, calidad y técnica. Una joya objeto de estudio en todas las escuelas de cine del mundo.

El film, que en parte es una autobiografía de Truffaut, nos cuenta la historia de Antoine Doinel, un pre adolescente parisino que debe lidiar con los dolores propios del crecimiento y el caos que acontece en su familia y la escuela.

Antoine no es muy querido por sus padres, quienes lo tratan con una dureza poco comprensible. En la escuela es incapaz de siquiera aprobar a pesar de poner en ello todo su empeño y sus constantes travesuras y mentiras no le ayudan absolutamente en nada. Sufre la angustia de no conseguir nada de lo que se propone.

A pesar de su sencillez, la historia funciona de un modo perfecto durante toda la película. Truffaut, con el estilo natural y realista hacer comprender los problemas que afectan al joven Antoine, los cuales usa como puerta para transportar al espectador a su propia infancia. Esa abrumadora honestidad argumental y visual es la razón de que esta película sea capaz, aún hoy, de generar todos sentimientos muy potentes en buena parte de las personas que la ven.

La cinta se encuentra disponible en MUBI y es una de esas películas que hay que ver al menos una vez antes de morir.

La técnica también es fiel reflejo de lo que vendría posteriormente con Truffau. Planos narrativamente significativos, pero al mismo tiempo bellos, bien compuestos, con tanta naturalidad que parece que el espectador se mueve entre los alumnos en la clase o por la casa de la familia. Simple pero preciso en la planificación.

Las actuaciones son increíbles, sobre todo de Jean-Pierre Léaud como Antoine, el alter ego del realizador. Su performance es tan honesta que por momentos pareciera que vemos un documental y no una obra de ficción.

Los 400 golpes da inicio a lo que hoy se conoce como la saga de aventuras de Antoine Doniel, una serie de cinco películas en las que Léaud interpreta el personaje siempre bajo la dirección de Truffaut.

La cinta se encuentra disponible en MUBI y es una de esas películas que hay que ver al menos una vez antes de morir.