Netflix: Yo soy Dolemite

yo-soy-dolemite_1.jpg

Para muchos historiadores del séptimo arte la década de los 70 fue las más importante para el cine estadounidense. Fue la edad de oro en que surgieron mentes creativas de la talla de John Carpenter, Francis Ford Coppola, Martin Scorsese, Brian De Palma, George Lucas y Steven Spielberg.

Pero también fue la época de Rudy Ray Moore, un comediante que a pesar de no tener los medios ni el talento de los antes mencionados, junto a su grupo más cercano fue capaz de crear un personaje y una película de culto. Yo soy Dolemite, uno de los más recientes estrenos de Netflix, rescata su historia con una película altamente inspiradora.

eddie-murphy-dolemite-is-my-name-trailer-thatgrapejuice

Yo soy Dolemite es dirigida por Craig Brewer y protagonizada por Eddie Murphy en el papel de Rudy Ray Moore. En la primera mitad de los 70 y agobiado por no tener la oportunidad de demostrar su talento para la comedia, el protagonista decide llevar su estilo de humor al extremo y crea a Dolemite, un hombre estrafalario y vulgar con una rutina llena de chistes obscenos que relataba de manera rítmica.

A pesar del rechazo de la industria, logró grabar varios discos con sus actuaciones los que se transformaron en un éxito. Esto lo motivó para dar el gran paso de su carrera: llevar a Dolemite a la pantalla grande, arriesgándolo todo en el proceso. Al igual que lo hizo Tim Burton en Ed Wood, Brewer recrea la muy familiar historia del underdog que con ganas, fuerza de voluntad y un grupo de amigos que lo apañan en todas, logra alcanzar sus sueños en la industria que se alimenta de ellos.

yo-soy-dolemite_3.jpg

En la película se percibe el respeto por Rudy y el amor por el proceso creativo cinematográfico. El realizar es muy efectivo en capturar y suspender durante todo el relato dicho sentimiento, mismo que se traspasa al espectador. No transcurren muchos minutos de relato para que se tome partido por el protagonista, amén de una más que correcta interpretación de Eddie Murphy.

Yo soy Dolemite, al igual que su protagonista, es descarada y obscena, pero al mismo tiempo encantadora merced a un montaje que nunca decae y un guion escrito con una clásica simpleza pero que hace honor al espíritu optimista y de superación de Rudy. Es precisamente ese el espíritu que eleva esta biopic como una de las mejores del año.

yo-soy-dolemite_2

Una ambientación de los 70 muy acertada merced de la excelente fotografía de Eric Steelberg y la música de Scott Bomar. Brewer logra no solo homenajear al comediante que hasta sirvió de inspiración al rap, si no que también a un estilo de hacer cine en donde la visión del artista era lo primordial, más allá del resultado final. 

Yo soy Dolemite es una cinta que por los méritos mencionados suma muchos puntos positivos al catalogo de Netflix. Divertida, inspiradora y por momentos emocionante, es una biografía que funciona en múltiples niveles y es capaz de esbozar una sonrisa sincera en el espectador.

dolemite.jpeg


Ficha técnica

Dirección: Craig Brewer
Guion: Scott Alexander y Larry Karaszewski
Música: Scott Bomar
Fotografía: Eric Steelberg
Protagonistas: Eddie Murphy,Keegan-Michael Key,Mike Epps,Craig Robinson,Tituss Burgess,Da’Vine, Joy Randolph, Wesley Snipes
Duración: 118 minutos

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s