Godzilla versus Kong

Esta es una de esas películas que se lamenta no ver en la pantalla grande. Godzilla versus Kong es ante todo un vibrante espectáculo visual. Dirigida por Adam Wingard, la cinta aborda directa y efectivamente todos los aspectos que la transforman en un blockbuster por excelencia: una historia entretenida, muchos efectos especiales, espectacularidad y dos horas de escapismo que satisfacen al espectador más allá de sus expectativas.

La película nos cuenta el esfuerzo de la multinacional Apex por hacerse de una fuente de poder que logre crear un arma que permita parar a Godzilla, que inexplicablemente ha iniciado una escalada destructiva en diversas partes del planeta. Esta fuente se encuentra en el centro de la tierra y solo un titán puede llegar ahí. Afortunadamente para la empresa, tienen bajo custodia a King Kong, al que utilizan para alcanzar dicho objetivo. Todas las acciones harán que el enfrentamiento entre las dos bestias sea inevitable.

Wingard entiende bien a la “criatura” que tiene entre manos. Su aproximación al combate y el género “kaiju” es muy simple, pero al mismo tiempo muy efectivo. Toma lo mejor de la Godzilla de Gareth Edwards (2014) al colocar especial atención en la forma en que se presentan en pantalla a las criaturas: se rescata en gran medida esa majestuosidad que se había perdido en la entrega anterior.

Tampoco deja de lado el denominado factor humano, que fue también el aspecto más criticado de la película de Edwards, que se enfocó en las historias de las personas que son víctimas de la destrucción que dejan a su paso estos monstruos gigantes y a través de los cuales podemos apreciar su escala. Dicho sea de paso, esa fue la principal característica de la Godzilla original de 1954.

Pero ya en la película de Kong: Skull Island y Godzilla: Rey de los Monstruos, esta mirada se transformó en un lastre que le quitaba espectacularidad a las películas y relegaba a los kaijus a un lugar secundario en sus propias historias. Wingard no cae en el mismo error, pero no los olvida del todo. Los humanos ocupan su rol, su historia es importante, pero jamás quitan protagonismo.

En la búsqueda de objetivos dramáticos simples, Wingard opta sabiamente por dejar claro dos puntos esenciales: explicar claramente las acciones de Godzilla y buscar la empatía, por parte del espectador, hacia Kong. En esa construcción destaca la especial relación del simio con la pequeña Jia (Kaylee Hottle), una niña sorda que habla con Kong a través del lenguaje de señas, humanizando a la bestia y transformándolo en un ser querible. Sin duda, el mayor acierto de la cinta.

Por el contrario, todo el arco protagonizado por Madison Russell, el personaje Millie Bobby Brown, es absolutamente innecesario y de hecho le quita muchos puntos a la evaluación general. Pareciera que esta historia solo existe para tener a la estrella juvenil en la cinta o tal vez darle más metraje al film, que de no ser por este arco duraría veinte o treinta minutos menos.  

El elenco está compuesto también por Alexander Skarsgård, Damien Bichir y Rebecca Hall entre otros. Pero la verdad es que sus personajes son funcionales y solo gatillan las acciones que enlazan los acontecimientos que se desencadenan en el tercer acto.  

En definitiva es ese cierre lo que hace que esta cinta valga la pena. Sigue siendo un blockbuster que se olvida cinco minutos después de terminar, pero mientras esta en pantalla, hace olvidar todo lo demás.

Se debe valorar Godzilla vs Kong por dos aspectos fundamentales. Primero algo no menor: cumple con lo que promete. Es vibrante, vistosa y eficaz. En segundo lugar, pulveriza el listón dejado por su predecesora y pone en valor a la cinta que inició el monsterverse. Si, esta película hace mejor a una Godzilla que fue y sigue siendo injustamente poco valorada.

Ficha Técnica

Título original: Godzilla vs. Kong

Año: 2021

Duración: 113 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Adam Wingard

Guion: Eric Pearson, Max Borenstein (Historia: Terry Rossio, Michael Dougherty, Zach Shields)

Música: Junkie XL

Fotografía: Ben Seresin

Reparto: Alexander Skarsgård, Rebecca Hall, Demian Bichir, Millie Bobby Brown, Eiza González, Shun Oguri, Kyle Chandler, Julian Dennison, Zhang Ziyi, Van Marten, Jessica Henwick, Lance Reddick, Brian Tyree Henry, Ronny Chieng, Hakeem Kae-Kazim, John Pirruccello, Chris Chalk

Productora: Legendary Pictures, Warner Bros.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s