portada-500.jpg

500 días de Verano, también conocida como 500 días con ella, cumple once años de existencia. La película de desamor por excelencia, cuyo principal mérito es alejarse de la clásica cinta romántica y edulcorada con frases clichés y finales felices. En esta cinta el director Marc Webb nos enrostra una verdad que pocos aceptan: el amor duele y la tristeza camina a su lado.

En lo personal, pude ver la cinta en un momento clave de mi vida, instante en que estaba pasando por la misma situación que el protagonista Tom, interpretado por Joseph Gordon Lewitt. Un tipo que se enamora de Summer, una mujer encantadora, casi perfecta, un sueño hecho realidad que cobra vida gracias a la actuación de Zooey Deschanel.

Pero Summer no es una mujer fácil que caiga rendida a los pies de un tipo que nos tratan de vender como un neo-nerd, pero que en realidad es más encantador y “winner” que el 90% de los homo sapiens machos que pululan sobre la faz de la tierra. Pero Summer no lo rechaza, al contrario comienza una relación “sin nombre”, donde no existe compromiso alguno.

La tragedia de Tom era inevitable ante los ojos de amigos, familiares y conocidos. Incluso del espectador, que nada podía hacer para ayudar a este pobre tipo que estaba convencido que el amor bastaba y que sus encantos finalmente lograrían el milagro. Que Summer lo mirara con otros ojos, que lo elevara a otra categoría. Y el sentía que estaba cerca, tan cerca que podía oler la victoria.

¡Demonios, si hasta cuando miraba su reflejo veía a Han Solo!

500daysofhansolo.jpg

Pero lo cierto es que la victoria nunca fue una opción. Tal como dijo Summer:

NO ME SIENTO CÓMODA SIENDO LA NOVIA DE ALGUIEN. EN REALIDAD NO ME SIENTO CÓMODA SIENDO NADA DE NADIE ¿ME ENTIENDES?

Pero la no aceptación y esas cuotas de esperanza que no soportan lógica alguna han llevado a los Tom del mundo a humillarse y arrastrase en el lodo del rechazo. Aceptar pan cuando mueres de sed. Soportar esta frase y desmoronarse por completo como ser digno de respeto:

TOM, NO TE VAYAS…AÚN ERES MI MEJOR AMIGO

Puedes escuchar y sentir en el pecho propio (si están pasando por algo así) como el corazón de Tom se resquebraja lentamente hasta hacerse más pequeño, como que tratase de esconderse del cerebro, que con su pensamiento racional y lógico trata de salvarlo de la humillación absoluta y de los penosos meses que están por venir.

1533688666674

Finalmente Tom se transforma en un estropajo que no escucha a nadie. Incluso una adolescente de 14 años tiene más clara la película que él cuando le dice muy tiernamente:

QUE A UNA CHICA LE GUSTEN LAS MISMAS PORQUERÍAS RARAS QUE A TI, NO SIGNIFICA QUE SEA TU ALMA GEMELA.

Tal como lo dice el maestro Yoda, “el miedo te lleva a la ira y la ira te lleva al lado oscuro”. Tom experimenta una serie de emociones que lo van transformando en un ser detestable, incoherente e irracional. Compara a todas las mujeres con Summer, en lo bueno y en lo malo, negándose después de meses sin verla a que todo terminó. Según él:

NO ERES LA ÚNICA QUE PUEDE DAR UNA OPINIÓN, YO TAMBIÉN PUEDO. ¡Y DIGO QUE SOMOS UNA PAREJA MALDITA SEA!

Una postura intransigente que nos lleva a una de las secuencias más desgarradoras para el que tiene la ilusión de que el amor le será correspondido:

¿Cómo no sentirse identificado con Tom? ¿Cómo no odiar a esa maldita mujer que era incapaz de amar y querer estar contigo, una persona que respira y sueña solo con pasear de la mano con ella mientras el mundo se detiene a su alrededor?

El dejar ir nunca es fácil. Estar del lado perdedor tampoco. Pero al menos el dolor es algo real, mucho más real que una relación que solo existe en la cabeza de una persona. Un deseo que se transforma en obsesión y en posesión más que en amor.

Puede que Tom no haya merecido sufrir, pero claramente eso es culpa suya más que de Summer. Tuvo la oportunidad de salir dignamente de la situación, sufrir en silencio, como un drogadicto que se revuelca en la cama mientras intenta que el veneno abandone su cuerpo (no sé por qué, pero mientras escribo estas líneas pienso en Gene Hackman en Contacto en Francia II y no en Ewan McGregor en Trainspotting, que sería la imagen más usual).

respuesta-actor-joseph-gordon-levitt_0_26_586_365.jpg

Claro, Summer pudo evitarlo, rechazando a Tom. Fue egoísta, quería ganarlo todo. Pero si cada uno de nosotros tuviera la oportunidad… ¿no lo haría?

Ya han pasado 11 años desde que conocí a Summer. Y aún siento que es una maldita. Pero las canas traen un poquito de sabiduría. Y es en ese espectro que al menos reconoces tu culpa en todo esto. Tom no era una víctima, nunca lo fue.

Para casi todos los Tom de esta realidad, que Summer se enamorara después de todo su discurso anti-relaciones fue la traición máxima. Pero pensemos con calma y bajémonos del trono del macho despechado. Lo cierto es que ella estaba en su derecho a enamorarse porque uno no decide de quién se enamora, esas cosas pasan y ya.

Tom simplemente no era el correcto, algo tenía su prometido que Tom no y es respetable. Hay momento para todo y pues las cosas se dan y ella lo dijo mejor de lo que yo lo puedo explicar:

-… SÓLO DESPERTÉ UN DÍA Y LO SABÍA

-¿SABER QUÉ?

-AQUELLO DE LO QUE NUNCA ESTUVE SEGURA CONTIGO

especial-199_299_0_858_534.jpg

Maldita y mil veces maldita. ¿Cierto? O tal vez a veces una persona por más que te guste y por bien que se lleven, simplemente está destinada a ser tu amigo (a) y nada más. Summer fue eso para Tom, una amiga con derechos, pero esa relación no iba para nada más. Ella no estaba cómoda fuera de la habitación, no veía un futuro con él, fueron dos personas con química sexual y algunos gustos afines pero no una pareja real. Después de todo:

NO PUEDES ATRIBUIRLE UN GRAN SIGNIFICADO CÓSMICO A UN SIMPLE SUCESO TERRENAL. UNA COINCIDENCIA, ESO ES TODO LO QUE CUALQUIER COSA SIEMPRE

500 días de Verano es una de las películas más certeras al indagar en el desamor. Y a pesar de que siempre tendrá ese sabor amargo para todos los que pasamos por una situación similar (¿existe alguien tan perfecto que nunca haya sido rechazado?), ha demostrado que es una cinta honesta que te habla con la verdad aunque te duela.

Dedicado a todas las Summer del mundo. Que sean felices…

Nah! QUE SE PUDRAN.

rs_634x858-190206125801-634-joseph-gordon-levitt-zooey-deschanel-ew-020619

2 thoughts on “11 años de 500 días de Verano y las frases que nos hicieron odiar a Summer (aunque ella no tuvo toda la culpa)

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s