El Legado del Diablo: la familia que es maldita permanece unida

hereditary.jpg

En los últimos años el cine de terror norteamericano ha experimentado un interesante auge, de la mano de productoras como Blumhouse y A24. De hecho, este 2018 fuimos testigos de un acontecimiento histórico cuando la primera película del género, Get Out, fue nominada como mejor película y se alzó con el triunfo en la categoría de mejor guion.

Hereditary, bautizada en Latinoamérica con el soso nombre comercial de El Legado del Diablo, es el último ejemplo de esta notable camada de directores y películas que están creando un interesante momentum en el cine de horror.

La película del guionista/director Ari Aster y protagonizada por una talentosa Toni Collete, nos muestra un drama familiar mezclado con una historia de horror que aumenta gradualmente a medida que avanza el metraje, sin valerse del susto fácil ni de los ya conocidos lugares comunes del género. Por el contrario, el relato es capaz de perturbar y llevar a la audiencia a un lugar inquietante tanto en lo físico como en la psique de los personajes, en que la muerte y lo sobrenatural está permanentemente en el aire incluso mucho antes de manifestarse en pantalla.

images (11)

Hereditary nos relata los acontecimientos que afectan a la familia Graham después del fallecimiento de Ellen, la matriarca. A partir de ese momento comienzan a sucederse una serie de hechos trágicos que van desmoronando a todo el clan familiar en lo emocional. Annie (Toni Collete), la hija de Ellen, junto con lidiar con el dolor y la culpa de la pérdida, inicia una búsqueda de respuestas que buscan salvar a quienes ama y evitar repetir una historia que siente heredada de su madre, rozando el límite de la cordura.

A poco andar Aster nos sumerge en su visión, logrando consolidar una atmósfera angustiante que se refleja más que en la visualización de hechos sangrientos, en la actitud y degradación de los personajes principales. Toni Collete carga con la misión de sostener en alto la película casi en todo momento, con una actuación que se torna desgarradora en las escenas clave y que es perfectamente complementada por Alex Wollf como su hijo Peter, Gabriel Byrne como su esposo Steve y Milly Shapiro como Charlie.

Es a través de la interacción de sus integrantes que Aster va construyendo una película que cumple brillantemente con los códigos elementales del género (asustar, perturbar, inquietar) pero que también es un drama familiar potente. Una historia inteligente, que se toma su tiempo, que no corre y concede muy poco a la exigencia de un cine más orientado a la taquilla. Aquí lo central, más allá de lo evidente, es un tratado de como enfrentar la tragedia y los miedos más profundos que pueden acosar a los padres.

5b16a453c3833.jpeg

Tan efectivo es el realizador en traspasar la sensibilidad de los protagonistas en pantalla que esa sensación de inquietud se queda con el espectador mucho después de que los créditos desaparecen de escena. Es quizás el mayor logro de Aster, trascender el espacio artístico de la obra para quedarse en la pisque de quien se involucra verdaderamente con la cinta.

Es probable que Hereditary no sea de un gusto masivo, careciendo de la velocidad narrativa de los blockbusters promedio. Sin ser exigente, si requiere de la paciencia del espectador para funcionar, facultad que lamentablemente no es muy abundante hoy en día. Que esto no se malentienda en todo caso, ya que por secuencias perturbadoras el film no se queda atrás. Por el contrario, hay un par de ellas que no se olvidarán jamás.

Hereditary se corona como una película de terror imperdible, la mejor cinta del género en el 2018 y por derecho propio, también una de las mejores de la temporada.

wallpapersden.com_hereditary-2018-movie-poster_2560x1080.jpg

2 comentarios

  1. […] Hereditary, rebautizada por estos rumbos como El Legado del Diablo, fue el debut soñado para Ari Aster, un joven realizador norteamericano que de la mano de A24 pudo plasmar en pantalla una de las cintas de horror más robustas de la década. Un film que de la mano de la brujería y el paganismo era capaz de incomodar, inquietar e impactar de forma permanente al espectador. En su segunda película, MidSommar, Aster refina su estilo y vuelve a entregarnos un relato atemorizante y perturbador, presentado en parajes de ensueño en donde todo lo que parece normal no lo es. […]

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s